Alex B. Raco

Postgrados Universitarios de
Especialista Trastornos Ansiedad,

Hipnosis Ericksoniana
y Psicopatología Clínica
Discípulo del Dr. Brian Weiss


Autor del bestseller
'Nunca Es El Final'


"Me dedico como voluntario a la Terapia Regresiva con el método del Dr. Weiss."


Con la tecnología de Blogger.

5 partes del cerebro que afectan tu conciencia, conducta y sentimientos


Para poder cambiar nuestra vida, es importante tener una comprensión básica de cómo funciona el cerebro, incluyendo sus ventajas y debilidades.

Aunque hay más de dos mil estructuras en el cerebro con miles de interconexiones, nos centraremos en los cinco sistemas cerebrales principales involucrados con el sentimiento, el pensamiento y la conducta. Es importante recordar que en cada sistema cerebral, el equilibrio es la clave.

Sistema límbico (SL)
El SL es una de las partes más interesantes y fundamentales del ser humano y tiene muchas funciones, las cuales son fundamentales para el comportamiento y la supervivencia humanos.





Se encuentra cerca del centro del cerebro y es la parte del cerebro involucrada en el establecimiento de nuestro tono emocional. Cuando el SL es menos activo, en general tenemos un estado de animo positivo, estamos más ilusionados. Cuando se calienta, o hiperactiva, la negatividad puede tomar el relevo.

El SL también procesa nuestro sentido del olfato, guarda las memorias cargadas de más valor emocional, afecta a los ciclos de sueño y del apetito, los estados de ánimo, la sexualidad, la motivación y la vinculación.

Ganglios basales (GB)
Los GB son un conjunto de estructuras de gran tamaño hacia el centro de nuestro cerebro que rodean el sistema limbico. Ellos se ocupan de la integración de los sentimientos, pensamientos y movimientos, junto con el procesamiento de los cambios y el comportamiento motor.

Hemos descubierto también que los GB están involucrados con el establecimiento del nivel de ansiedad del cuerpo. Cuando trabajan demasiado nos enfrentamos con síntomas de más ansiedad y estrés físico, como dolores de cabeza, problemas intestinales, y tensión muscular.

Además, los GB ayudan a regular la motivación y están involucrados con los sentimientos de placer y éxtasis (por esta razón drogas como la cocaína y las metanfetaminas trabajan en esta parte del cerebro).

Corteza prefrontal (CPF)
La CPF es la parte más evolucionada del cerebro, que ocupa un tercio de la parte frontal del cerebro, detrás de nuestra frente.

Alberga aquí nuestra capacidad para aprender de los errores, hacer planes para que nuestro comportamiento sea coherente en el tiempo y nos permita de alcanzar nuestras metas. Cuando la CPF funciona bien, nos sentimos reflexivos, empáticos, expresivos, organizados, orientados a objetivos y tenemos más conciencia. Por eso la CPF se llama a menudo “parte ejecutiva del cerebro”, el jefe del trabajo.

Cuando la actividad de la CPF baja, es como si el jefe se hubiese ido, por lo que hay poca o ninguna supervisión y no se hace nada. Una actividad baja en la CPF se traduce en una disminución de la conciencia, pobre juicio, más impulsividad, falta de concentración, desorganización, dificultad para aprender de las experiencias, confusión, mala gestión del tiempo y falta de empatía.

Corteza Cingulada Anterior (CCA)
La CCA nos ayuda a sentirnos asentados, relajados y flexibles. Se encuentra a lo largo de las partes más profundas de los lóbulos frontales y es una estación de conmutación importante de nuestro cerebro. Es como una palanca de cambio del cerebro, que enriquece el comportamiento humano y nos permite ser flexibles, adaptables y cambiar cuando el cambio es necesario.

El término que mejor se relaciona con la CCA es flexibilidad cognitiva. Cuando hay demasiada actividad en la CCA, no podemos cambiar nuestra atención y nos volvemos rígidos, cognitivamente inflexibles, ansiosos, y polémicos.

La cooperación también se ve influida por esta parte de nuestro cerebro. Cuando la CCA trabaja de una manera eficaz, es fácil adoptar modelos cooperativos de comportamiento. Cuando la CCA trabaja demasiado, nos quedamos en patrones de comportamiento ineficaces y podemos ser poco cooperativo o difíciles.

Lóbulos Temporales (LT)
Los LT se sitúan por debajo de los templos y detrás de los ojos. Están involucrados con el lenguaje (lectura y audición), la lectura de las señales sociales, la memoria a corto plazo. Además, nos permiten recuperar recuerdos desde el almacenamiento a largo plazo, procesar la música y el tono de voz. También nos ayudan a reconocer objetos y nombrarlos y son implicados en nuestra experiencia espiritual y la visión (sobre todo en la parte derecha del cerebro).

Problemas en los LT pueden producir fallos de memoria a corto y largo plazo, dificultades de lectura, problemas para encontrar las palabras adecuadas en una conversación, dificultad para la lectura de las señales sociales, inestabilidad del estado de ánimo, y tal vez una falta de sensibilidad espiritual.

Como hemos visto, cada sistema tiene funciones y problemas únicos. 


Cada días más estudios están demostrando como una sesión de terapia regresiva puede activar más areas cerebrales (CPF) y permitirnos lograr estados de conciencia mucho más elevados. De esa manera podemos cambiar estados de ánimo o patrones de comportamiento que no nos gustan y quizás acceder a más información sobre lo que realmente somos, más allá del cuerpo, del tiempo y del espacio.

Si quieres probar una sesión de terapia regresiva con el método de regresiones Brian Weiss en Barcelona puedes contactar con Alex B. Raco AQUI




© 2015 The Amen Clinics






0 comments:

Publicar un comentario


English - Italiano

Archivo del Blog


Siguenos en Facebook y Twitter, con RSS, Feedly, Email o G+

G+

seguir

seguir

Feedly

follow us in feedly